AVENA FORRAJERA

DESCRIPCIÓN

La Avena es una planta herbácea anual, perteneciente a la familia de las gramíneas. Posee un sistema radicular potente, con raíces más abundantes y profundas que las de los demás cereales; los tallos son gruesos y rectos, pero con poca resistencia al viento; están formados por varios entrenudos que terminan en gruesos nudos; las hojas son planas y alargadas; el limbo de la hoja es estrecho y largo, de color verde más o menos oscuro; es áspero al tacto; los nervios de la hoja son paralelos y bastante marcados.

CLIMA

La Avena Forrajera es considerada una planta de estación fría, es muy sensible a las altas temperaturas, es muy exigente en agua por tener un coeficiente de transpiración elevado, aunque le puede perjudicar un exceso de humedad, las necesidades hídricas son las más elevadas de todos los cereales de invierno, por ello se adapta mejor a los climas frescos y húmedos; es una planta rústica, poco exigente en suelo, pues se adapta a terrenos muy diversos, prefiere los suelos profundos y arcillo-arenosos, ricos en cal pero sin exceso y que retengan humedad, está más adaptada que los demás cereales a los suelos ácidos, cuyo PH esté comprendido entre 5 y 7.

SIEMBRA

La cantidad de semilla empleada suele ser muy variable, considerando una dosis corriente de 100 a 150 kg/ha, la densidad de siembra óptima en avena de invierno es de 250 plantas/m2. En siembras de primavera la densidad es de 300 a 350 plantas/m2. En la siembra a voleo conviene dar dos pases cruzados, para que la semilla quede mejor distribuida, ya que al tratarse de una semilla muy ligera, es difícil repartirla con regularidad. En terrenos compactos y algo secos se aconseja la siembra en surcos, pues es más fácil mantener el terreno libre de malas hierbas, siendo la separación entre surcos de 20 cm.

COSECHA

La Avena Forrajera se cosecha en etapa de madurez fisiológica con segadora mecánico o de manera manual con hoz, sin embargo, cuando la cosecha es manual se debe cortar antes de que la planta esté muy seca.

USOS

Se emplea principalmente en la alimentación del ganado, aunque también es utilizada como planta forrajera, en pastoreo, heno o ensilado, sola o con leguminosas forrajeras. La paja de avena está considerada como muy buena para el ganado. El grano de Avena es un magnífico forraje para el ganado caballar y mular, así como para el vacuno y el ovino.

NOMBRE CIENTÍFICO

Avena Sativa